Medios de cultivo:

En líneas generales, todos los medios de cultivo utilizados en micología han de contener los nutrientes suficientes para asegurar el desarrollo de los hongos (carbono, nitrógeno, vitaminas, oligoelementos, etc). El pH ha de ser ligeramente ácido para facilitar el crecimiento de los hongos e inhibir al mismo tiempo el desarrollo de otros microorganismos.

Se añadirán antibióticos antibacterianos para inhibir el crecimiento de las bacterias saprofitas que suelen contaminar las muestras. Los más usados son el Cloranfenicol y la Gentamicina. Se añade también actidiona (Cicloheximida) que inhibe el desarrollo de hongos saprofitos ambientales (aunque tiene el inconveniente de que inhibe también el crecimiento de Cryptococcus neoformans).

Generalmente utilizaremos varios medios de cultivo diferentes, ya sea en en placa o en tubo.

Los medios en placa tienen la ventaja de ofrecer una gran superficie para el aislamiento pero, para soportar la deshidratación durante el largo período de incubación a que van a ser sometidos (un mes o más), has de contener una gruesa capa de medio (25 a 40 ml). Son más peligrosos a la hora de su manipulación y fáciles de contaminar. Por contra, los medios en tubo tienen una superficie de trabajo mucho más pequeña, pero ofrecen máxima seguridad en su manipulación y buena resistencia a la deshidratación y a la contaminación.

En el momento de la siembra, y aun sabiendo que ninguna combinación de medios de cultivo va a cubrir totalmente el abanico de posibilidades, han de seleccionarse adecuadamente los medios a utilizar en función del tipo de muestra y de los microorganismos fúngicos sospechados. Si la muestra procede de zonas presuntamente contaminadas, es fundamental incluir, junto a los medios normales, medios que contengan sustancias inhibitorias de bacterias y hongos saprofitos (cloranfenicol, gentamicina, cicloheximida).

Tanto la muestra como las placas y tubos que se van a sembrar deben manipularse, para mayor seguridad del técnico y para evitar contaminaciones ambientales, en campana de flujo laminar. Han de rotularse adecuadamente, con el nº de la muestra y la fecha en que se realiza la siembra. Las placas se precintan con cinta de Parafilm, en la que se realizan un par de aberturas, y los tubos se dejan con el tapón de rosca a medio cerrar (para mantener la aerobiosis).

medios para aislamientos primarios:

Medio Sabouraud dextrosa (SAB):

El ágar Sabouraud dextrosa, modificado por Emmons, contiene un 2% de glucosa y es ligeramente ácido (pH=6.9), se considera el medio estándar para recuperar y mantener una amplia variedad de hongos que pueden aislarse en el laboratorio de micología clínica. Es el medio estándar para observar la morfología típica de los hongos, pero no es el medio ideal de crecimiento o para estudiar la esporulación.

Este medio permite el crecimiento de actinomicetos aerobios, pero el SAB original (4% de glucosa), dificulta la recuperación de algunos hongos, sobre todo de Blastomyces dermatitidis.

Se utiliza indistintamente en tubo o en placa.

Medio Sabouraud con Cloranfenicol y Gentamicina (SAB G+C / SABHI G+C)):

Es el medio SAB clásico con la incorporación de los antibióticos Gentamicina y Cloranfenicol, que permiten el crecimiento de casi todos los hongos filamentosos y levaduras al mismo tiempo que inhiben a una gran mayoría de bacterias.

Se utiliza en tubo o en placa.

Medio BHI y 10% de sangre de carnero (BHI sangre):

El ágar BHI (Brain-Heart infusion) es un medio enriquecido que facilita la recuperación de Criptococcus neoformans (sobre todo en muestras estériles como LCR) y que se utiliza para la conversión hongo-levadura de hongos como Sporothrix sp y Paracoccidioides sp.

Medio BHI con Cloranfenicol, Gentamicina, Cicloheximida y 10% de sangre de carnero (BHI sangre C+G+C):

Los antibióticos añadidos inhiben el crecimiento de la mayoría de las bacterias y hongos saprofitos (aunque también de algunos hongos patógenos). La incorporación de sangre de carnero mejora el crecimiento de hongos dimórficos

medios para aislamientos especiales:

Medio de patata:

Se prepara con pulpa de patata como base y, al ser un medio muy pobre, se utiliza para estimular el desarrollo in vitro de las estructuras de reproducción sexual de la mayor parte de los hongos. También estimula la producción de pigmentos en hongos como por ejemplo, T. rubrum. Se puede añadir zanahoria y bilis (para favorecer la obtención de clamidosporas de Candida albicans) o glucosa/dextrosa (para diferenciar Trichophyton rubrum)

Medio de arroz:

Medio a base de granos de arroz blanco que se utiliza para diferenciar Microsporum auduinii (que no se desarrolla en este medio) de otras especies de Microsporum

Medio de Czapek:

Se utiliza para estimular las características diferenciales de Aspergillus spp y para estimular la filamentación de Sporothrix schenckii

Medio de Alpiste:

Es el medio indicado para detección de Criptococcus neoformans.

Esta levadura es la única conocida actualmente, de interés clínico, que produce la enzima fenoloxidasa. El ágar de Alpiste contiene sustratos para esta enzima por lo que el crecimiento de Criptocco se detecta por la formación de colonias de color pardo.

 

Medio Chromagar Candida:

Es un medio diferencial que permite la identificación presuntiva de alguna especies habituales de Candida en función del color y morfología que adoptan cuando crecen en este medio.

Puede utilizarse como medio para aislamiento primario.