Química de los virus

Proteínas virales:

Su finalidad principal es facilitar la transferencia del ácido nucleico viral de una célula huésped a otra. Sirven para proteger al genoma viral contra la inactivación por las nucleasas, participan en la adhesión de la partícula viral a una célula sensible y proporcionan la simetría estructural de la partícula viral. Las proteínas establecen las características antigénicas del virus. La reacción inmunitaria de protección del huésped se dirige contra los determinantes antigénicos de las proteínas o las glucoproteínas que se encuentran expuestas sobre la superficie de la partícula viral.

Algunos virus poseen enzimas (que son proteínas) dentro de los viriones. Las enzimas se encuentran en cantidades muy pequeñas, y probablemente carecen de importancia para la estructura de las partículas virales; sin embargo, son indispensables para iniciar el ciclo de replicación viral cuando el virión entra en una célula huésped. Un ejemplo es la ARN polimerasa que es llevada por los virus con genomas de ARN de sentido negativo (por ejemplo, ortomixovirus, rabdovirus) y que se requiere para copiar los primeros ARNm, y la transcriptasa inversa, enzima de los retrovirus que elabora una copia de ADN del ARN viral, etapa esencial en la replicación y transformación.

Acido nucleico viral:

Los virus contienen una sola clase de ácido nucleico, ya sea ADN o ARN, que codifica la información genética necesaria para la replicación del virus. El genoma puede ser de una sola tira o de doble tira, circular o lineal, segmentado o no. El número de tiras, el tipo de ácido nucleico y el peso molecular constituyen las principales características usadas para la clasificación de los virus en familias.

La mayoría de los genomas virales son muy frágiles una vez que son removidos de su cápside proteínica protectora, pero algunas moléculas de ácido nucleico han sido examinadas en el microscopio electrónico sin que se hayan roto y sus longitudes han sido medidas.

Existen ARN virales en varias formas. El ARN puede ser una sola molécula lineal (por ejemplo, picornavirus). Para otros virus (por ejemplo, ortomixovirus) el genoma consiste en vanos segmentos de ARN que pueden estar laxamente eslabonados dentro del virión. El ARN aislado de los picornavirus y de los togavirus, llamados virus de sentido positivo, es infectante y toda la molécula funciona como un ARNm dentro de la célula infectada. El ARN aislado de los virus de sentido negativo, como los rabdovirus y ortomixovirus, no es infectante. Para estas familias de virus los viriones portan una ARN polimerasa, la cual transcribe en el interior de la célula las moléculas ARN del genoma en diversas moléculas ARN complementarias, cada una de las cuales puede servir de ARNm.

Lípidos virales:

Múltiples virus contienen envolturas de lípidos como parte de su estructura. El lípido se adquiere cuando la nucleocápside viral experimenta gemación a través de una membrana celular durante la maduración. Ocurre gemación sólo en los sitios en que se han insertado proteínas virales específicas en la membrana de la célula huésped.

La composición específica fosfolípida de la cubierta de un virión se determina por el tipo particular de membrana celular que participa en el proceso de gemación. La adquisición de la membrana formada de lípidos, es una etapa integral en la morfogénesis del virión en algunos grupos de virus.

Tales virus que contienen lípidos son sensibles al tratamiento con éter y con otros solventes orgánicos, indicando que una fragmentación o pérdida de los lípidos resulta en la pérdida de la infecciosidad. Los virus carentes de lípidos son resistentes generalmente a la acción del éter.

Carbohidratos virales:

Las cubiertas virales contienen glucoproteínas. En contraste con los lípidos de las membranas virales que se derivan de la célula huésped, las glucoproteínas de la cubierta están codificadas por virus. Sin embargo, los azúcares añadidos a las glucoproteínas virales reflejan a menudo a la célula huésped en la que está creciendo el virus.

Las glucoproteínas de superficie de un virus en vuelto, son las que fijan la partícula viral a una célula blanco por interacción con un receptor celular. Las glucoproteínas son además importantes antígenos virales. Como resultado de su posición sobre la superficie exterior del virión, participan a menudo en la interacción de la partícula viral con el anticuerpo neutralizante.


seguir