Qué es una bacteria?

Bacteria (del griego, bakteria = bastón, vara pequeña).

Los planteamientos de Woese y col, hoy admitidos por casi todo el mundo (ver: el sistema de los 3 dominios), nos obligan a realizar aquí un pequeño matiz en lo referente a la terminología que vamos a emplear. Y es que vamos a tener en cuenta, para evitar confusiones innecesarias, que el grupo de los procariotas fué separado por este autor en dos grandes bloques o Dominios: Bacterias (las antiguas Eubacterias) y Archaebacterias.

Cuando hace siglos se empezó a utilizar el término "bacteria" y su derivado "bacteriología", ambos grupos de procariotas (Eubacterias y Archaebacterias) no se reconocían como tales y se metían todos juntos en el mismo saco. Recordemos este importante detalle porque las Archaebacterias, desgajadas precisamente por Woese del amplio árbol de las bacterias clásicas, aunque tienen muchos aspectos comunes con las Eubasterias, tienen suficientes características particulares y diferenciadoras como para merecer otro apartado independiente dentro de estos apuntes (ver: Archaebacterias).

Las bacterias son microorganismos unicelulares con estructura celular procariota (ver: Células Eucariotas versus células Procariotas).

Las bacterias son pues organismos microscópicos, de tamaño generalmente diminuto, entre 1 y 10 µm (hay excepciones), y con sistemas muy diversificados en su modo de obtener energía y alimento. Se reproducen por fisión binaria. Están presentes en casi todos los ambientes imaginables: en el aire, en el suelo y en el agua, en el hielo y en las fuentes termales, incluso en las grietas hidrotermales de las grandes profundidades marinas. También se encuentran en los alimentos o como simbiontes con plantas y animales (incluyendo, claro está, al ser humano).

Principales características de la estructura bacteriana:

Carecen de una estructura nuclear definida, su Genoma está constituido por un solo cromosoma que consta de una única molécula de ácido desoxirribonucleico (ADN) bicatenario, desprovista de membrana nuclear envolvente.

Es frecuente la aparición de una o varias moléculas de ADN mucho menores que el cromosoma e independientes del mismo (plásmidos y transposones). Suelen ser prescindibles y se encargan de codificar funciones bacterianas en ocasiones muy especiales.

Su Citoplasma es muy rico en Ribosomas (que son de mayor tamaño que los de las células eucariotas) y muy pobre en organelas (carece de mitocondrias, lisosomas, aparato de Golgi, etc).

Las envolturas bacterianas son muy importantes y complejas. La mayoría de las bacterias poseen una pared que les confiere su tamaño y forma características y en cuya composición cabe destacar la presencia de ácido murámico, elemento exclusivo de los procariotas. Por debajo de esta envoltura aparece la membrana citoplasmática, muy similar a la de los eucariotas.

En el grupo de las Bacterias Gram-negativas, por fuera de la capa del mucopéptido de la pared se encuentra la denominada membrana externa.