Resistencia antibiótica

Los perfiles de resistencia y sensibilidad de los microorganismos frente a las diversas sustancias utilizadas como antimicrobianos es otra posibilidad de identificación bacteriana que complementa a las anteriores.

Pueden usarse discos de papel impregnados con el antibiótico colocados sobre una placa previamente inoculada con la cepa problema. Si se produce halo de inhibición del crecimiento la bacteria es sensible al antibiótico. En términos generales las bacterias gram negativas son resistentes a vancomicina y sensibles a colistina. Las bacterias gram positivas tienen un perfil inverso. Puede por tanto clasificarse a las bacterias mediante su perfil de resistencia. Como siempre existen excepciones: Algunas especies del género Clostridium son resistentes a vancomicina a pesar de ser gram positivas. Porphyromonas es un bacilo gram negativo anaerobio sensible a vancomicina y resistente a colistina. Los test de vancomicina y colistina tienen utilidad cuando la tinción de gram presenta problemas de interpretación.

El test de la optoquina es muy utilizado en la identificación de Streptococcus pneumoniae. Se trata de un coco gram positivo capsulado, a-hemolítico y con sensibilidad a la optoquina. Este antibiótico resulta completamente inocuo al resto de estreptococos. Para realizar el test es suficiente extender la cepa problema sobre una placa de agar sangre y colocar un disco impregnado de optoquina. Si tras la incubación se produce un halo de inhibición es muy probable que se trate de S.pneumoniae. No obstante siempre debe confirmarse la identificación con pruebas complementarias, solubilidad en bilis en este caso. S. pneumoniae es el único estreptococo que se lisa en presencia de dexosicolato sódico.

La aplicación conjunta de todas las alternativas fenotípicas de identificación nos permite elaborar claves por las que desplazarnos para encontrar la especie a la que pertenece cada aislamiento. Las claves de identificación son mas completas cuantas más pruebas disponga.