Filum Chordata
(cordados)

Este filum, de los pocos que ha colonizado con notable éxito tanto los ambientes marinos como terrestres, abarca aproximadamente un 96% de las especies de animales vivos actuales. Los diferentes grupos que reune, animales bilaterales y metamerizados, comparten 4 estructuras comunes:

El notocordio, tallo endoesquelético formado por células rellenas de líquido y rodeadas de tejido conectivo cuyo papel es asegurar el soporte longitudinal. Está reducido en el subfilo de los vertebrados entre lo cuales su papel es asumido por la columna vertebral.

Un cordón nervioso tubular y dorsal. Representado entre los vertebrados por la médula espinal.

Las hendiduras faríngeas, que sirven, entre los cordados primitivos, para la filtración y que evoluciona a otros tipos de estructuras entre los vertebrados.

Una cola post-anal bien desarrollada.

El origen de los cordados se remonta a más de 500 millones de años (Cámbrico ?) y los más antiguos fósiles descubiertos pertenecen al grupo de los vertebrados. Tal vez la ausencia de endoesqueleto calacáreo entre los cordados primitivos sea la causa de que no hayamos encontrado rastros fósiles de estos animales primigenios

Subfilum Vertebrata

Subfilum Cephalochordata

Subfilum Urochordata