La muda en los crustáceos marinos

Las investigaciones realizadas sobre los ciclos de muda en los camarones han permitido descubrir que están regulados por hormonas y que los factores ambientales juegan también un importante papel en su desarrollo. Podemos dividir cada ciclo en cinco etapas fundamentales:

fase de pre-muda: por debajo del exoesqueleto comienza a formarse el nuevo, que no es aun más que una especie suave piel. El metabolismo del camarón se concentra en la absorción de las sales de calcio que, en su momento, darán consistencia al nuevo exoesqueleto.

fase de muda (ecdisis): el viejo exoesqueleto se abre por sus juntas. La parte superior del cefalotorax se separa y el camarón sale al exterior desprendiéndose de su caparazón. El nuevo exoesqueleto, aun blando, comienza a absorber agua.

fase de post-muda: en esta fase el camarón, privado de su rígida protección, está absolutamente indefenso y suele esconderse entre las algas o en algún hueco en las rocas a la espera de que su nueva defensa alcance la rigidez suficiente.

fase de inter-muda: en esta fase intermedia finaliza el endurecimiento del exoesqueleto, primero el caparazón y finalmente las patas. Sin embargo, el proceso no se detiene en ningún momento y el tejido continúa desarrollándose por su parte interior.

fase terminal (anecdisis): el camarón alcanza su talla máxima y el crecimiento finaliza. Ya no habrá más mudas en el futuro.

El período de muda es uno de los momentos en que se registra mayor mortandad entre los camarones ya que, como hemos visto, desaparece su máxima protección contra los predadores: el caparazón. Desde que se inicia la muda hasta que el nuevo caparazón está totalmente endurecido, es presa fácil para otros animales de su entorno.