Clase Crustáceos

Artrópodos de respiración branquial provistos de dos pares de antenas. Cuerpo con exoesqueleto, fundamentalmente quitinoso y a veces endurecido por sales calcáreas (crusta = concha). Este exoesqueleto se renueva cada cierto tiempo por medio de mudas, proceso que se conoce como "ecdisis" (es cuando el animal aprovecha para crecer ya que una vez endurecido es completametne inextensible). En su cuerpo pueden distinguirse tres regiones: cefálica, torácica y abdominal, reunidas normalmente las dos primeras en un bloque único llamado cefalotorax, y dotadas cada una con un cierto número de apéndices birrámeos característicos.

Los crustáceos se caracterizan por tener 2 pares de antenas y patas articuladas. Estas últimas son tubulares, están bifurcadas en una rama interior y otra exterior, y se mueven mediante músculos existentes en su interior. Es frecuente que cuando los apéndices se desprenden por cualquier causa, se regeneren durante las mudas.

En la cabeza encontramos: 1 par de mandíbulas y 2 pares de maxilas, 2 pares de antenas y los ojos. Las antenas del primer par (anténulas), constan normalmente de una sola rama y desempeñan un papel sensitivo. Las antenas posteriores son órganos prebucales de función principalmente táctil. Las mandíbulas son originariamente patas típicas implantadas a ambos lados de la boca. Las máxilas anteriores se llaman maxílulas, conservándose el nombre de maxilas para las segundas, que son órganos encargados de la masticación del alimento (en esta función pueden estar ayudadas por patas torácicas especialmente modificadas para esta función: maxilípedos).

Con la cabeza suelen estar soldados algunos segmentos del tórax, constituyendo el Cefalotórax o pereión, que forma entonces una sólida unidad. Está muy quitinizado e incluye una sedimentación calcárea, ofreciendo una eficaz protección a las branquias, desarrolladas como apéndices de las patas torácicas. De los 8 pares de extremidades cefalotorácicas, los 3 primeros (apéndices bucales), están destinados además a la toma de alimentos. Los 5 siguientes (Pereiópodos), aunque propiamente patas, no se dedican siempre a la locomoción, pues el primer par se ha convertido a menudo en una gran pinza o quela. Las patas abdominales (Pleópodos) se han convertido en todos los decápodos en miembros articulados dedicados a la natación. Uno de los pares anteriores se ha modificado en el macho para la transmisión del esperma (Gonópodos). En la hembra, el primer par de pleópodos está atrofiado, y los 4 siguientes son portadores de huevos. El último par de pleópodos suelen ser aplanados (Urópodos) y con el telson forman el abanico caudal.

El circuito sanguíneo es siempre sencillo y abierto. Los diferentes órganos reciben la renovación sanguínea a través de senos lagunares más o menos amplios. La sangre de los crustáceos, como la de los moluscos, contiene generalmente hemocianina. El aparato respiratorio está formado por branquias situadas en la región torácica

La mayoría de los crustáceos son unisexuales. En la copulación, el macho sujeta a la hembra. Le pasa el esperma mediante unos pleópodos debidamente modificados. La fecundación de los óvulos suele producirse en muchos crustáceos bastante después de la cópula, en el ovario o en una cavidad incubadora especial. Las hembras cuidan la progenie y llevan los huevos, en unos pares de apéndices modificados, hasta que eclosionan las larvas. Las larvas atraviesan varios estadios, mudando de piel antes de cada uno de ellos. Termina su evolución cuando se les han formado todos los segmentos y extremidades.

Comprenden ocho subclases (Branquiópodos, Cefalocarídeos, Ostrácodos, Mistocaridos, Copépodos, Branquiuros, Cirrípedos, Malacostráceos) de las cuales nos interesan dos:

Subclase cirrípedos

Subclase malacostráceos